Vuelve el 8 de marzo, debería ser un día para celebrar en memoria de las luchas ganadas y quienes las consiguieron, pero es un día de luto. Sólo en dos meses de 2017 ya han sido asesinadas la mitad de mujeres que lo fueron durante todo el 2016, y el gobierno del PP sigue recortando en políticas contra la violencia de género.

Ayer finalizó la huelga de hambre en la puerta del Sol en la que estaban 10 mujeres y un hombre en protesta contra la violencia machista, tras conseguir el diálogo a un pacto de estado. Por la misma razón, hoy habrá una parada internacional de mujeres de 12:00 a 12:30h, bajo el lema “si paramos las mujeres, se para el mundo”. Seguimos viviendo en una sociedad en la que nos siguen asesinando, en la que nos violan y nos preguntan qué ropa llevábamos o qué hora era, en la que siguen queriendo legislar sobre nuestros cuerpos, ahora lo llaman “maternidad subrogada”, pero no es más que un vientre de alquiler en el que compran un producto, siguen comprando nuestros cuerpos, vendiéndolos, como si fueran simples objetos de mercancía, y aún nos llaman exageradas.

Cobramos 6.000€ menos que los hombres, tenemos nosotras la mayoría de contratos parciales y temporales para conciliar. Es paradójico que nos encarguemos de los cuidados mientras que la Seguridad Social nos deja menos pensiones y prestaciones, las cuales son indignas.

Vemos a figuras públicas y políticos con opiniones misóginas (como el eurodiputado polaco o el alcalde de Alcorcón del PP), vemos a la RAE mantener definiciones machistas. Aparecen canciones con estrofas que incitan a la violación o con odas a amores basados en que nos posean como objetos, y eso no se puede dejar pasar por alto.

Es necesario parar.

No es cosa de unas pocas, no es cosa de aquí o allí se sufra machismo, es un hecho globalizado que tenemos que parar y desde todas las partes plantarle cara. Ya está bien de que sea algo normal un nuevo asesinato en el telediario, dejemos de normalizar y poner excusas tipo  “eso pasa allí, porque en X país son unos machistas”, dejemos de normalizar lo que jamás debió ser normalizado, empecemos a actuar.

Por todos estos motivos, os convocamos a las 20:00h a la concentración en la Plaza de Santiago por el Día Internacional de la mujer bajo el lema “¿Cómo se comercia con el cuerpo de la mujer?”.